El golf es un deporte que cuenta con adeptos en todas partes del mundo, y América del Sur no es la excepción. Por este motivo, no debe sorprender la cantidad de clubes de golf que se encuentran diseminados por toda la región y que la gran mayoría de ellos cuenten con circuitos e instalaciones que no tienen nada que envidiar a los de países desarrollados.

Argentina cuenta con más de 300 campos de golf, lo que lo convierte en el país donde esta disciplina se encuentra más extendida y goza de una mayor popularidad, seguido de Brasil, que posee más de una centena de centros. El ranking es completado por Colombia y Chile, dos mercados en donde el golf se encuentra en franco crecimiento.

Se trate de viajes de negocio o placer, los jugadores asiduos difícilmente puedan dejar de lado su pasión por el golf. Es por eso que se presentan aquí una serie de campos de primer nivel para la práctica del deporte en Sudamérica.

  • Las ciudades de Buenos Aires y Córdoba son los centros urbanos donde se concentra la mayor cantidad de opciones para golfistas en Argentina. El Club Olivos, en la Provincia de Buenos Aires, es uno de los campos más tradicionales del país, con 27 hoyos y un terreno que se mantiene en estado óptimo durante todo el año. El Buenos Aires Golf Club, diseñado por el arquitecto Robert von Hagge, es otro de los clubes más prestigiosos y exclusivos.
  • En el caso de Brasil, el campo de golf creado para los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro en 2016 ostenta el primer lugar en cuanto a dimensiones y complejidad de los circuitos. La segunda posición en importancia es ocupada por Terravista, un impactante centro abierto en el año 2004 y que fue diseñado por Dan Blankenship, el experto más renombrado del país en diseño de circuitos.